Nuevo

Poppea - Mujeres y Belleza

Poppea - Mujeres y Belleza


CÓMO LAS MUJERES DE LA HISTORIA SE HICIERON HERMOSAS CON LAS PLANTAS

BAÑO DE POPPEA

Ingredientes:

  • 250 gramos de sal marina o sal de cocina
  • 100 gramos de bicarbonato de sodio
  • 4 l de leche
  • 500 gr de miel
  • 2 puñados de pétalos de rosa
  • 1 vaso de aceite de oliva

Preparación

Se vierte en el agua del baño no demasiado caliente.

La adición de estos ingredientes al agua del baño debe seguir su propia secuencia: primero se disuelve la miel en la leche y se guarda en un recipiente cerca de la tina; luego se vierte la sal en el agua y luego el bicarbonato de sodio tratando de disolverlos bien. En ese momento se vierte la leche con la miel en su interior, luego el aceite y finalmente los pétalos de rosa. Le das un buen revuelo al agua y entras a la tina donde permanecerás en perfecta relajación durante unos diez minutos.

El baño se completará con una fricción en todo el cuerpo con una esponja natural muy suave para absorber las sustancias beneficiosas sumergidas en el agua.


Frases sobre la belleza: la cualidad más controvertida y fascinante

Apreciada y a la vez criticada: la belleza fascina y hace discutir, como se desprende de esta colección de frases de los grandes autores sobre ser bella.

Una persona, una imagen, un panorama: la belleza se esconde y se muestra de diferentes maneras. Según muchos, de hecho, ser bella no es universal, sino más bien subjetivo. Sin embargo, el término belleza significa una cualidad que debería declinarse desde varios puntos de vista. Por ejemplo, no podemos dejar de lado las llamadas belleza interior: todas aquellas características personales que hacen "bella" el alma humana, dejando de lado el aspecto puramente estético.

No siempre es fácil sentirse bella, pero una vez que logres esto, vivirás en paz con tu cuerpo y con ellos mismos.

Su navegador no puede ver este video

Gracias a las múltiples facetas del concepto de "belleza", hemos recopilado las oraciones más significativas sobre el tema. Dale aforismos sobre belleza interior a citas sobre eso mujer o cosas Pequeñas: aquí están las mejores frases de los grandes autores sobre la cualidad más controvertida y fascinante!


MUJER Y BELLEZA EN EL SIGLO XX: todo es cuestión de honorarios ...

Desde hace un tiempo os venimos hablando de nuestros canales de comunicación (este blog, nuestras redes sociales, nuestro libro Vístete con estilo) la importancia de tomar conciencia de nuestro cuerpo, analizándolo por secciones y no solo en su totalidad. Hemos identificado tres tipos principales de fisicalidad de la mujer ("pera", "manzana", "plátano") y sobre todo nunca dejaremos de decirte que cada una es especial con su propio cuerpo y que el secreto está en potenciar sus fortalezas, después de haberlos identificado, desviando así la atención de los más críticos.

En los últimos años, tanto la moda como la sociedad también están tomando conciencia del absurdo de que ciertos estándares de belleza impuestos por una mujer delgada son irreales y peligrosos para la salud física (y mental) de los más jóvenes, pero no solo ... con La obsesión por la delgadez, la filosofía amistosa "curvy" va ganando impulso y las curvas más generosas se van aceptando poco a poco y protagonistas de portadas, colecciones, pasarelas, blogs ... Si nos has seguido en los últimos meses, ¡lo sabes!

Pero, ¿se ha preguntado alguna vez si estos cánones siempre han sido los mismos? De hecho, a lo largo de los siglos, pero más rápidamente a lo largo del siglo XX, cada 10-15 años, con la evolución de la sociedad, los cambios en los valores y los acontecimientos históricos que se han producido de vez en cuando, la imagen de una mujer ideal. Nunca ha sido el mismo, pero por el contrario parece que cíclicamente, los modelos alternos de belleza femenina son siempre los mismos.

Tratemos de hacer un repaso a la fisicalidad de la mujer considerada "ideal", época tras época durante el siglo pasado y ya no muy difundida con las artes figurativas que, nacidas de las manos, fueron fruto de su imaginación, estilización e idealización. Con la fotografía y el cine los llamados iconos de la belleza eran mujeres reales, modelos y actrices, encarnaciones vivientes de los modelos impuestos.

La mujer Belle Epoque tiene una línea sinuosa y esbelta: cintura muy estrecha, senos empujados hacia adelante de manera poco natural, todo esto gracias a un nuevo modelo de busto que aplana el vientre, enfatiza las caderas, ensancha la espalda y empuja la pelvis hacia atrás., haciendo que el cuerpo se arquee hacia atrás y dando a la mujer un perfil rígido y sinuoso. Piense en las mujeres de Toulouse Lautrec, las bailarinas del Moulin Rouge.

El siglo XX, antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, es el siglo de la femme fatale, del "vamp", también gracias al advenimiento del cine. Sus características principales se caracterizan por tener ojos y cabello muy negros, un cuerpo sinuoso, labios carnosos y una mirada magnética. Es de extraordinaria belleza, agresiva y es una gran seductora, perversa, cruel y sin escrúpulos. Encarna la pasión y el instinto carnales. El pintor austriaco Klimt rinde homenaje a esta sensual y destructiva figura de mujer en sus obras maestras "Giuditta I" (1901) y "Giuditta II" (1909): mujeres fatales de rostro enigmático, mirada inquietante, piel muy blanca y larga , pelo de cuervo.

Con la Primera Guerra Mundial hay muchos otros problemas que afrontar, por lo que la mujer abandona por completo el cuidado del cuerpo y tiende a adoptar personajes andróginos.

Durante los "rugientes" años veinte, invadidos por un nuevo sentido de libertad y esperanza, el ideal de la belleza femenina cambió radicalmente: ahora es la mujer garçonne, así llamado por la forma del cabello, que, por primera vez en la historia, se corta, en el bebé.

Los rasgos andróginos de la mujer la hacen parecer una eterna adolescente, con senos y cintura inexistentes y caderas estrechas, un cuerpo esbelto, delgado y asexual. La mujer ahora lleva una vida más dinámica y comienza a practicar deportes, tanto para el bienestar físico como para mejorar la apariencia. De hecho, ahora incluso en las mujeres se empieza a apreciar el físico atlético.

Los nuevos iconos de la belleza, sin curvas, esbeltos y masculinos, simbolizan la aspiración a la igualdad y la igualdad entre los sexos.

Coco Chanel, de facciones andróginas, sin senos, sin caderas, ágil, nerviosa, invita a las mujeres a exponer su piel al sol, a quitarse los guantes y acortarse la falda.

El ícono legendario de la década de 1920 es la actriz Louise Brook: hermosa, el prototipo perfecto de la niña joven a la moda, (¡pero no menos femme fatale!) que se caracteriza por la independencia, el inconformismo, la volubilidad caprichosa.

Con los años treinta, vuelve el ideal de la mujer sensual, femenina y elegante. Las mujeres sienten la necesidad de resaltar sus formas y así se impone el canon de la mujer tetona, mediterránea, "femenina" encarnada por las grandes divas de Hollywood.

En Italia, como en Alemania, el régimen fascista dedica una atención precisa y sistemática al cuerpo de la mujer, tanto que se puede hablar de una política real del cuerpo.

La preocupación de Mussolini es lograr que Italia sea una nueva raza, robusta, sana y fuerte, por lo que las mujeres son invitadas a un programa de higiene alimentaria y saludable, como posibles madres y, por tanto, principales responsables de la mejora de la raza.

El modelo de belleza impuesto a la mujer italiana debe tener formas prósperas y caderas anchas, y ser fuerte y robusta solo así será una verdadera madre y una buena esposa, capaz de cuidar la casa y la familia.

La campaña contra la mujer delgada, pálida y estéril se inauguró oficialmente en 1931 cuando el jefe de la oficina de prensa de Mussolini ordenó a los periódicos eliminar todas las imágenes que mostraran figuras femeninas esbeltas y masculinas.

La delgadez femenina se convierte en un punto central en el debate sobre la belleza, tanto que Mussolini pide a los médicos que intervengan en defensa de la "gordura", contra la moda de la delgadez.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la década de 1940 fue un período de crisis y grandes penurias, en un clima de extrema austeridad, incluso en el ámbito estético.

Buscamos un estereotipo femenino de mujer más regordeta, una evidente reacción a la crónica falta de alimentación que caracteriza este período.

Y así, durante la guerra, los primeros empezaron a aparecer en muchas revistas estadounidenses. fijar, por lo general chicas tetonas y guiñando el ojo. Es el período en el que se alcanza la cúspide de la feminidad y la sensualidad.

Los años cincuenta son los de los aumentados, símbolo de bienestar tras las penurias de la guerra. Su cuerpo es una metáfora del sueño de opulencia que vive Europa y que se traducirá en el boom económico. Desde el segundo período de la posguerra, el cine, especialmente el estadounidense, ha propuesto los nuevos estándares estéticos: los vampiros rubios platino, todos superdotados, son los inspiradores de la moda, el look y el estilo de vida de las mujeres de todos los ámbitos de la vida.

De hecho, la mujer ideal es "en forma de pera", tiene caderas redondas, pechos explosivos, piernas bien redondeadas: una mujer regordeta a la que no le importan las dietas ni la celulitis. Las medidas busto-cintura-cadera 90-60-90 representan la fórmula de la belleza de los años cincuenta, quizás más reloj de arena que "pera": piernas largas, hermosas caderas y cintura muy fina son el modelo al que aspira toda chica.

Con los años sesenta y setenta estamos asistiendo a otro cambio de tendencia y con la difusión de la cultura del deporte, el cuerpo femenino de suave y mantecoso se vuelve tonificado y ágil. La mujer moderna es ahora joven, una eterna adolescente, una chica ágil y nervuda, de nuevo como ella. joven a la moda de la década de 1920.

En los años sesenta, por tanto, las figuras son más delgadas, las piernas al descubierto, el pelo teñido de rubio sueco y los ojos agrandados con pestañas postizas y delineador de ojos grueso.

La extremeización de la belleza femenina hacia cánones filiformes, que podríamos definir como "banana", se da con el éxito de la modelo inglesa Twiggy, delgada al borde de la anorexia. La mujer del palito de pan nació con ella.

Y como ya habrás comprendido, los años ochenta vieron un renovado amor por las formas: vuelven las canónicas tallas 90-60-90 y hay un nuevo boom de pechos exuberantes y curvas curvas, una vez más combinados con la cintura esbelta, los pechos prósperos. , piernas delgadas, cintura de avispa, vientre plano y mirada hechizante. El símbolo indiscutible de este renacimiento de formas redondeadas es Cindy Crawford.

Desde principios de los noventa surgió una nueva tendencia, que permanecerá en boga hasta la primera década del siglo XXI.

Pálida, de ojos encerrados, Kate Moss inaugura la belleza minimalista de los noventa, un canon estético indiscutible aún en boga y codiciado en la actualidad.

Son los años de la extrema delgadez femenina como ideal estético y moral porque valores como la ambición, la organización, el poder, la autoafirmación social se atribuyen al cuerpo delgado y ágil.

Este canon traerá la obsesión mórbida por el cuerpo al tercer milenio: es el cuerpo el centro de interés y no la persona, no importa tanto ser como aparecer, la esencia se reemplaza por la apariencia, la espontaneidad por el control.

“Estar en forma”, demonizar los centímetros de grasa del cuerpo es ahora un imperativo categórico, ya que un cuerpo esbelto, terso y terso no solo da la idea de belleza sino también de estar sano. Por tanto, ser bella, según este canon impuesto y ahora colectivo, significa ser delgada, esbelta, esbelta. Un ideal engañoso que a menudo sigue siendo tal y, por lo tanto, con demasiada frecuencia es motivo de frustración, depresión, trastornos alimentarios y mentales.

Afortunadamente, como decíamos al principio, algo está cambiando y quizás vayamos cada vez más no tanto hacia la imposición de un nuevo canon de belleza, sino hacia la exaltación y el amor que toda mujer debe tener por su cuerpo así. tal como está, con muchas o pocas formas, sin obsesiones y miedos a la no aceptación, pero centrándose en la singularidad de cada una.

Juguemos un juego… ¿Y en qué década idealmente habrías sido canon de belleza? Intenta mirar cómo se vestían las mujeres de esa época para entender cómo valoraban sus fortalezas.


Exposición - Oplontis: encanto y belleza

El nombre de Oplontis aparece solo en el Tabula Peutingeriana, copia medieval de una hoja de ruta itinerante de todo el Imperio Romano, que se remonta quizás a la época augusta pero actualizada hasta el Imperio tardío, y en los itinerarios posteriores que de él se derivan.
Oplontis se muestra en la línea de la costa, a 3 millas de ambos Pompeya eso da Stabiae ya 6 millas de Herculano.
El símbolo con el que está representado es de interpretación incierta, podría ser un edificio termal como el descubierto en 1831 en la zona de Oncino, o una villa como las que se encuentran en "Mascatelle" (la villa de Poppea o el villa rústica atribuido a L. Crassius Tercio)
Sin embargo, las distancias itinerantes desde Herculano y Pompeya se adaptan mejor a las ruinas termales de Oncino.
La costa de las costas de Pompeya y Herculano debe haber sido antes de la erupción del 79 d. C. y en parte incluso más tarde, a partir del siglo II d. C. C., toda una sucesión de villas y asentamientos costeros, tanto que el geógrafo de la época augusta, Estrabón, pudo escribir: " la costa de Miseno a Sorrento tiene la apariencia de una sola ciudad“.
Es razonable creer que el antiguo Oplontis era un centro residencial, formado por una sucesión de villas con una estación ambulante para cambio de caballos, balnearios y hotel para viajeros, y lugares de almacenamiento y comercialización de productos agrícolas que producían la fértil tierra vesuviana.

Solo se conocen algunos vestigios del antiguo asentamiento relacionados con spas, villas y edificios comerciales.Los restos más impresionantes pertenecen a la Villa A, una lujosa residencia con vistas al acantilado con vistas al mar y a la llamada Villa B, en realidad un complejo con almacenes en planta baja y viviendas en planta alta.
Desde 1997 Oplontis forma parte del sitio de la UNESCO "Zonas arqueológicas de Pompeya, Herculano y Torre Annunziata", ya que como dice la motivación para la inscripción en la Lista del Patrimonio "... Y proporcionan una imagen completa y vívida de la sociedad y la vida cotidiana en cierto momento del pasado que no tiene parangón en todo el mundo”.
La exposición está dirigida principalmente al público en general, en particular a los ciudadanos de Torre Annunziata, las escuelas de la zona, así como a estudiosos y estudiantes de arqueología. Su propósito es difundir y compartir el conocimiento de su patrimonio cultural con la comunidad local para crear conciencia de ser parte de un extenso sistema cultural en la zona del Vesubio.

La exposición “Un pico sobre el mar. Mobiliario de lujo en la época de Poppea. Oplontis, encanto y belleza. Exposición de esculturas y hallazgos de villas romanas”Exhibe objetos cotidianos de esta increíble área arqueológica.

Inauguración 11 de marzo de 2016
Palazzo Criscuolo, Corso Vittorio Emanuele III, 239
Torre Annunziata (Na)

Todos los días de 9.30 a 13.30 / 15.30 a 19.30 | Entrada: 3,00 € para adultos, 1,00 € para niños menores de 18 años


Poppea - Mujeres y Belleza

Poppea, la segunda esposa de Nero

Poppea Sabina (ca 30 - 65) fue la segunda esposa del emperador romano Nerón.

Poppea era hija de Tito Ollio, un pretor durante el reinado del emperador Tiberio. Su amistad con Elio Seiano lo arruinó antes de obtener un cargo público. Su madre, también llamada Poppea Sabina, era una mujer distinguida, a quien las fuentes antiguas describen como belleza florida y clase notable. Tácito la describe como una de las mujeres más adorables de su tiempo. En el 47 se suicidó, víctima inocente de las intrigas de la emperatriz Mesalina.

El abuelo materno de Poppea fue Cayo Poppeo Sabino, que fue cónsul en el 9. Durante el reinado de Tiberio fue honrado con un triunfo militar, por poner fin a una revuelta en Tracia, en el 26. Desde el 15 hasta su muerte, ocupó el cargo de Gobernador imperial de Grecia y otras provincias. Este competente administrador disfrutó de la amistad de la familia imperial. Murió en 35.

Poppea Sabina tuvo un padrastro llamado Publio Cornelio Lentulo Scipione, quien se desempeñó como comandante militar en el 22, como cónsul en el 24 y luego como senador. El medio hermano de Poppea, que tenía el mismo nombre que su padre, fue cónsul en el 56 y luego ingresó al Senado.

El primer matrimonio de Poppea Sabina fue con Rufrio Crispino, miembro de la orden ecuestre. Fue el jefe de la Guardia Pretoriana durante el reinado del emperador Claudio. En 51 Agripina, entonces casada con Claudio y emperatriz, lo destituyó de su cargo, ya que había favorecido a Mesalina, ex emperatriz y esposa de Claudio, y sus hijos. Posteriormente fue ejecutado. Poppea le había dado un hijo del mismo nombre, que tras la muerte de su madre habría sido ahogado en un viaje de pesca por el emperador Nerón.

Poppea Sabina luego se casó con Othon, aunque solo fuera para usarlo y lograr su verdadero objetivo: el emperador Nerón. Después de convertirse en su amante, Poppea se divorció de Othon (que luego se convirtió en emperador después de la muerte de Nero) y concentró toda su atención en su plan de casarse con Nero.

Ambicioso y sin escrúpulos, Poppea fue inicialmente el amante favorito de Nero. Incluso como amante, muchos en Roma la odiaban y temían. Se dice que Agrippina, la madre de Nerón, vio el peligro y trató de persuadir a su hijo para que se deshaga de ella. Esta disputa sobre Poppea fue una de las razones por las que Nerón finalmente mató a su madre. Con Agrippina fuera del escenario, la influencia de Poppea sobre el emperador llegó a ser tal que sus presiones llevaron a Nerón a divorciarse (y luego ejecutarlo) de su primera esposa Claudia Ottavia, para casarse con Poppea, en el 62. La nueva emperatriz hizo que lo mataran o lo exiliara. muchos otros desafortunados que intentaron desafiar su poder. Se cree que el ex tutor de Nerón, Séneca, estuvo entre sus víctimas.

Poppea le dio a Nero una hija, Claudia Augusta, que murió cuando ella tenía solo cuatro meses.


Video: NERÓN Y POPEA